fbpx

Tips para comer el chuletón de ternera perfecto

Si siempre que vas a tu restaurante favorito el chuletón de ternera no puede faltar en la mesa, ¿por qué no aprender a prepararlo para amigos, padres o hijos y dejarlos a todos con la boca abierta? Acompañado con patatas y en su punto de sal, ningún comensal podrá resistirse a tu talento culinario. ¡Toma nota para comer el chuletón perfecto!

El corte y limpiado del chuletón de ternera

Para que no se te atragante el bocado en el paladar es necesario que el chuletón tenga un grosor y tamaño perfecto. El recomendado es de entre 4 y 5 centímetros de grosor y el carnicero deberá cortarla por los dos extremos perpendicularmente. No olvides pedir tu carne de la Sierra de Guadarrama para cocinar este plato.

¡No te adelantes a cocinar la pieza! Antes deberás limpiar el chuletón. Para ello deberás observar qué partes del chuletón de ternera no tienen ese color rojo intenso y retirarlas. ¡Aprovecha al máximo la carne!

 Asar el chuletón de ternera a la parrilla

Ten en cuenta que no todas las parrillas son iguales. Las parrillas deben ser de acero inoxidable  y limpiarse en profundidad antes de su uso. No escatimes en el uso de carbón en tu parrilla, unos 20 kilogramos son perfectos para asar entre 2 y 4 piezas de chuletón de ternera. 

Además, los expertos aconsejan que el fuego debe encenderse hasta 40 minutos antes de empezar a cocinar. Por su parte, la carne debe dejarse a temperatura ambiente unas tres horas antes de cocinarla. 

Si tu fiel aliada es la sartén, ¡no sufras! En el momento de la cocción no se deberá echar aceite en exceso y la temperatura de la vitrocerámica debe ser lo más alta posible para simular la temperatura de la parrilla. ¡Toda una hazaña culinaria!

Sellar el chuletón de ternera

El primer paso cuando la suculenta carne entra en contacto con la parrilla es sellarla. Asa el chuletón de ternera por ambos lados durante cuatro minutos en cada lado. Para que se cocinen los distintos jugos es recomendable dejar la carne unos minutos más y voltearla unas dos veces.

Para demostrarles a todos que ya eres todo un chef, atento al truco de los ‘’tres tonos’’. Tras cortarlo, el chuletón debería presentar un tono tostado en el exterior, menos de un centímetro de color gris y un rojo intenso en su interior. ¡Toda una fusión de color!

Salar y servir tu chuletón

La sal perfecta y que no te dejará indiferente es la gruesa. Además, ¡no esperes hasta el final! La sal debe echarse sobre el chuletón en el momento del asado para que el sabor sea más intenso. Es necesario echarla sobre la parte ya cocinada del chuletón una vez se le de la primera vuelta. 

Después, separa la carne del hueso y sirve en un plato todos los elementos. Puedes decorar tu plato con guarniciones como verduras asadas, patatas al horno y más. ¿Delicioso, verdad? Prueba todos estos consejos y crea ese chuletón perfecto que todos querrán repetir en comidas y cenas. Si quieres más consejos sobre la carne estate atento a nuestro blog para no perderte ni un detalle. ¡Hasta pronto, meatlover!