fbpx

¿Cómo ayudamos a la economía local y a preservar las tradiciones rurales?

Normalmente se asocia a la carne de nuestra sierra con la calidad y el buen hacer de la ganadería extensiva, sin embargo, donde los paisajes agrestes y la historia ancestral convergen, se encuentra una conexión profunda entre la economía local y las tradiciones rurales. ¿A qué se debe? Hoy en el rincón de la carne te explicamos cómo apoyamos a nuestra zona y costumbres.

La producción de Carne de la Sierra de Guadarrama es mucho más que una simple actividad económica; es un compromiso arraigado con las raíces de la comunidad. Los ganaderos locales han dedicado sus vidas a cuidar y criar el ganado en armonía con el entorno natural de la sierra, continuando una tradición milenaria en un mundo donde las influencias culturales tienden a converger hacia una norma global en la que prima la producción intensiva e industrializada. Nuestro buen hacer generacional pasa por encima de los caprichos del mercado, sabiendo que nuestra actividad permite generar empleo y actividad económica, a la vez que impulsa el comercio local y fortalece la autonomía de la región a través de los pequeños productores y de los comercios de la zona.

Además de ello,  también es un compromiso con el entorno natural y la sostenibilidad. Contamos con el reconocimiento de la Comunidad Europea como un tributo a la calidad y autenticidad a lo que hacemos. Seguir la tradición es conservar la biodiversidad, la cual permite la captura de carbono en los suelos y la vegetación; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, gestionar el agua de manera sostenible, garantizar el bienestar animal y producir alimentos de alta calidad. Es por todo esto que nos hacen tan felices lo que hacemos, el hecho de poder vivir aportando de manera positiva a todo lo que nos rodea es para nosotros un lujo que queremos seguir transmitiendo a nuestros hijos y nietos.

Elegir Carne de Sierra de Guadarrama no solo significa satisfacer un antojo culinario, también es abrazar un compromiso con nuestra comunidad rural, nuestras tradiciones y con el medio ambiente, que poco a poco van desapareciendo. Estamos muy agradecidos por los que apoyáis y valoráis las técnicas ancestrales, hacéis posible que se mantenga viva una forma de entender la vida. ¡Gracias!